2/2/17

La primera partida de ajedrez

En un país muy lejano había un gran valle rodeado de montañas. En la cima de una de ellas había un castillo de color blanco y en la opuesta había otro de color negro. Cada uno de los castillos con sus torres, albergaba al rey con su reina y obispos, los que disponían de peones y caballos para realizar las tareas domésticas. Los habitantes eran del mismo color de los castillos y vivían completamente aislados y separados entre ellos.
Sin embargo, las tensiones habían crecido en los últimos años por el usufructo de los espacios del valle que vinculaban a ambos castillos, en los que comenzaron a delimitarse zonas de posesión exclusivas, pintándolas de color blanco o negro según los casos, hasta que llegó un momento en que la tensión llegó al máximo y la confrontación se hizo inevitable.
Por tal motivo, los reyes crearon sus propios ejércitos, convirtiendo a los peones en valientes soldados que no debían retroceder nunca y adiestrando a los caballos para saltar sobre los obstáculos que se le presentaran en esa batalla, la que comenzó a desarrollarse en ese valle de color blanco y negro, sobre el que se jugaba el destino de los habitantes de ambos castillos. 
Esa confrontación disgustó a Dios y al ver desde el cielo aquel espectáculo, con su inspiración divina creó el juego de ajedrez para resolver el problema. Luego llamó a ambos reyes, les pidió que suspendieran la disputa y enseñándoles las reglas del juego, les propuso dirimir el diferendo en una partida para evitar el derramamiento de sangre, pero si empataban deberían comprometerse a llegar a un arreglo y firmar la paz. Ambos reyes aceptaron la propuesta, y le pidieron un plazo de treinta días para prepararse en el estudio del juego.
De esa manera, luego de una intensa práctica, al concluir el plazo establecido, en aquel país lejano se disputó la primera partida de ajedrez de la historia de la humanidad. Por primera vez sobre un pequeño tablero blanco y negro, resplandecieron las piezas que representaban a los contendientes y las jugadas  realizadas por los reyes de los respectivos castillos creaban hermosas combinaciones.
Sin embargo, Dios intervino sutilmente en la mente de los reyes, ayudando con su infinita inteligencia a uno y otro en la contienda, de modo que se fueran diluyendo las posiciones ganadoras, hasta que finalmente quedaron en el tablero sólo las figuras de los reyes en completa igualdad.  De ese modo, la primera partida de ajedrez disputada en el mundo fue tablas.
Entonces, los reyes cumplieron su palabra y decidieron firmar un pacto de paz y amistad para siempre, repartiendo el valle en partes iguales y desde entonces los reinos blancos y negros viven felices en sus respectivos castillos.
Pero desde aquel día en que Dios creó el juego de ajedrez, en una trama de tiempo sublime e inmortal, los hombres pueden disfrutar de una confrontación en paz, envueltos en el goce estético de un errante laberinto de sutiles y hermosas combinaciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada